www.visitportugal.com

Paseo por Castelo Branco

Castelo Branco

Para no perderse
  • pasear por los jardines del palacio episcopal
  • admirar las colchas de Castelo Branco
  • subir al castillo y admirar las vistas

Ni demasiado grande, ni demasiado pequeña, Castelo Branco es una ciudad a la medida de las personas que merece la pena conocer. Le ofrecemos algunas sugerencias, pero cada uno debe descubrirla a su ritmo, curioseando por esquinas y rincones, a veces desconocidos para los turistas.

La visita comienza en la Catedral (o Iglesia de San Miguel) y sigue en el Museo Francisco Tavares Proença Júnior. Aquí podemos admirar las colchas de Castelo Branco de lino bordado a mano con hilo de seda de diversos colores, muestra de la habilidad de las artesanas de la región.

El museo se encuentra en el edificio del antiguo palacio episcopal, cuyos jardines son el emblema de la ciudad. De diseño barroco, en él se combinan fuentes, lagos y cascadas, pero, sobre todo, son conocidos por las estatuas de los reyes de Portugal que adornan las escalinatas. Y si nos fijamos, nos daremos cuenta de que tres son más pequeñas que las demás... Son las que representan a los reyes españoles que gobernaron el país entre 1580 y 1640. ¡Una forma irónica de afirmar la independencia portuguesa!

Del otro lado de la calle, la antigua huerta del palacio dio origen al Parque de la ciudad, espacio de ocio que, además de fuentes y láminas de agua, conserva parterres de productos hortícolas y hierbas aromáticas que recuerdan su antigua función. Muy cerca queda el Museo de Arte Sacro instalado en el Convento da Graça (Convento de la Gracia), otra visita que no se puede perder.

La Praça de Camões o Praça Velha es el centro de la ciudad antigua. Las fachadas de algunos edificios tienen marcas gravadas en la piedra como la esfera armilar en el Ayuntamiento o la Cruz de Cristo en el antiguo granero de la Orden de Cristo (Celeiro da Ordem de Cristo). Y en las casas de las calles adyacentes, como la Rua Nova o la de Peleteiros, descubrimos más signos medievales. Subiendo la cuesta, este camino nos lleva al castillo, el mejor mirador de la ciudad.

Tampoco podemos olvidarnos de los atractivos más recientes de la ciudad: la arquitectura moderna del Centro Cívico o el Museo Cargaleiro, que cuenta una gran muestra de la obra de este pintor. Para relajarse, un paseo en barco por la laguna del Parque Urbano o, en verano, un chapuzón en la piscina-playa, proporcionan momentos muy agradables.


Búsqueda avanzada
Planificación Vea los favoritos que ha seleccionado y cree su plan o su folleto
¿Ha olvidado su contraseña?
Inicie sesión a través de las redes sociales
*Por favor, espere. *Le enviaremos las instrucciones para la recuperación de la contraseña a su dirección electrónica. *Correo electrónico no enviado. Inténtelo de nuevo.
Inicie sesión a través de las redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación y no guarda datos identificativos de los usuarios.
Poderá desactivar esta función en la configuración de su navegador. Para más información, consulte las Condiciones de uso y tratamiento de datos personales

close