www.visitportugal.com

Live Chat

Descubrir el estilo manuelino

Convento de Cristo
Lugar Tomar
Foto: Amatar Filmes
Foto: Amatar Filmes

Fruto del deseo de un rey y de la genialidad creativa que se vivía en Portugal en el siglo XVI, el arte manuelino es una expresión artística genuinamente portuguesa.

Los Descubrimientos aportaron grandes riquezas y conocimientos a Portugal. En esa época, los navegantes portugueses dieron a conocer al mundo civilizaciones lejanas y muchos artistas extranjeros vinieron a trabajar a Portugal. De ese encuentro de culturas nació el manuelino, una interpretación muy específica del gótico en lo que a estructura arquitectónica y a decoración se refiere. Podrá identificar una serie de ornamentos y una combinación de símbolos que solo se encuentran en Portugal. El estilo surgió durante el reinado de Don Manuel I (1495-1521) pero no recibió su nombre hasta el siglo XIX.

La Torre de Belém y el Monasterio de los Jerónimos son dos de sus emblemas, pero en todas las obras construidas en aquella época se puede descubrir fácilmente la esfera armilar y la Cruz de Cristo. Son los símbolos personales del rey y el reflejo del poder temporal y espiritual que ansiaba. Se adoptaron muchos otros símbolos terrenales y religiosos, que decoraron con exuberancia la arquitectura gótica, como ramas y follajes, cuerdas retorcidas y extrañas formas marinas, minuciosamente esculpidos en la piedra. Era el marketing de la época.

En el Monasterio de Jesús, en Setúbal, encontramos los primeros ejemplos, pero en las obras del Monasterio de Batalha y del Convento de Cristo, en Tomar, nos maravillamos con el manuelino y en ellos se desvelan todos los secretos del mensaje del rey.

Sintra es una sorpresa. El Palacio da Vila, en el que vivió Don Manuel I, revela su fascinación por el arte mudéjar que se combinó a la perfección con el nuevo estilo. En el romántico Palacio da Pena, nos sorprende la visión historicista del manuelino que surgió en el siglo XIX.

Cuando viajamos por el país tenemos que permanecer atentos. Un pórtico, una ventana geminada, una pequeña iglesia u otros detalles que se encuentran en los edificios más antiguos nos permitirán conocer la genialidad del arte manuelino.


Búsqueda avanzada
Planificación Vea los favoritos que ha seleccionado y cree su plan o su folleto
¿Ha olvidado su contraseña?
Inicie sesión a través de las redes sociales
*Por favor, espere. *Le enviaremos las instrucciones para la recuperación de la contraseña a su dirección electrónica. *Correo electrónico no enviado. Inténtelo de nuevo.
Inicie sesión a través de las redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación y no guarda datos identificativos de los usuarios.
Poderá desactivar esta función en la configuración de su navegador. Para más información, consulte las Términos de Uso

close