www.visitportugal.com

Los siglos XIX, XX y XXI en las calles de Lisboa

Recorra durante dos días las calles de Lisboa para descubrir los hitos arquitectónicos de los siglos XIX, XX y principios del siglo XXI. 

Comience el recorrido en la Baixa, en Rua do Ouro, donde se puede ver el ascensor de Santa Justa, de estilo neogótico. El ascensor, inaugurado en 1902, fue diseñado por el ingeniero Raoul Mesnier de Ponsard. Admire la arquitectura en hierro y suba hasta Chiado, zona noble de la ciudad parcialmente reconstruida, siguiendo el diseño del arquitecto Álvaro Siza Vieira, después del incendio de 1988. Al subir Rua Garrett hacia Largo de Camões, se encontrará con la estatua del poeta Fernando Pessoa sentado frente a la cafetería A Brasileira. Esta cafetería, inaugurada en 1905 y de estilo art déco, está considerado el primer museo de arte moderno de Lisboa, debido a la existencia de obras de autores modernistas que, como clientes habituales de la cafetería, ofrecieron sus obras para decorar las paredes. La característica fachada de este establecimiento es obra del arquitecto Norte Júnior.

Vuelva a bajar por Rua do Carmo, pase por Praça Dom Pedro IV, también conocida como Praça do Rossio, y diríjase hacia Praça dos Restauradores, donde podrá admirar el antiguo Cinema Éden, la obra maestra del art déco de Portugal, diseñado en la década de 1930 por Cassiano Branco. A finales del siglo XX se transformó en hotel, conservando parte de la fachada. Frente al Edificio Éden, baje una pequeña pendiente hasta llegar a rua das Portas de Santo Antão. Encontrará la Casa do Alentejo, un antiguo palacio de estilo árabe construido posiblemente a finales de siglo XVII, pero que sufrió profundos cambios a principios del siglo XX.

Suba la Avenida da Liberdade, que tiene varios edificios de interés, como el Cinema San Jorge, diseñado por el arquitecto Fernando Silva e inaugurado en 1950; el Teatro Tivoli, diseñado por el arquitecto Raúl Lino e inaugurado en 1924, o la antigua sede del Diário de Notícias, del arquitecto Pardal Monteiro. Este edificio ganó el Premio Valmor en 1940 y fue la primera obra arquitectónica diseñada desde cero para un periódico en Portugal.

Las Torres Amoreiras, símbolo de la arquitectura de los años 80 del siglo XX, aparecen en la parte alta de la Avenida Engenheiro Duarte Pacheco. Están consideradas uno de los símbolos más importantes del período posmodernista de la arquitectura en Portugal y fueron diseñadas por el arquitecto Tomás Taveira.

Le proponemos que siga en dirección al Río Tajo. En Alcântara, admire el Museo de Oriente, antiguo almacén de bacalao, y la LX Factory, un antiguo complejo industrial que ahora sirve de base para muchas empresas creativas relacionadas con la publicidad, la moda, los servicios multimedia y el arte. También le sugerimos que pase por los Muelles, donde los antiguos almacenes dieron lugar a restaurantes, bares y discotecas. No se pierda el Pilar Seven, un punto de interés que nos permite disfrutar de una experiencia sensorial sobre la construcción del puente 25 de abril.

Siguiendo en dirección a Belém, admire el MAAT (Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología), diseñado por el estudio de la británica Amanda Levete, y el nuevo Museo de los Coches diseñado por el arquitecto Paulo Mendes da Rocha. Luego, tómese un descanso en el Centro Cultural de Belém, una obra emblemática de la última década del siglo XX, ubicada junto al Monasterio de los Jerónimos. También puede admirar el edificio de la Fundación Champalimaud, obra del arquitecto Charles Correa, que alberga un centro clínico y un centro de investigación del ámbito de la salud. En Algés, puede admirar la Torre de Control Marítimo, diseñada por el arquitecto Gonçalo Byrne.



Maat © Stock Photos Art

Comience el segundo día en la Terminal de Cruceros, obra del arquitecto Carrilho da Graça, y, después, diríjase al Parque de las Naciones. En esta antigua zona industrial rehabilitada para la Exposición Universal de 1998, encontramos obras que quedaron para la posteridad como el Pabellón de Portugal, con su impresionante diseño de Siza Vieira, el Pabellón del Conocimiento, de Carrilho da Graça, el Oceanario, de Peter Chermayeff, y la Estación de Oriente, de Santiago Calatrava. Observe además el Puente Vasco da Gama, inaugurado en 1998, con una longitud total de más de 12 km.

Regrese al centro de Lisboa y conozca una zona construida a mediados del siglo XX, entonces denominada "Avenidas Novas". Visite la Iglesia de San Juan de Dios y admire muy de cerca el monumental conjunto formado por la Alameda D. Afonso Henriques y el Instituto Superior Técnico, obra de Pardal Monteiro. Admire también otras obras de este arquitecto, como la Biblioteca Nacional y la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima, con hermosísimas vidrieras de Almada Negreiros.

Al final de la tarde, visite la Fundación Calouste Gulbenkian, un gran espacio cultural y de ocio construido en la década de 1960. Admire el magnífico edificio y aproveche también para ver las exposiciones, asistir a un espectáculo o, simplemente, para pasear por los jardines de gran valor paisajístico, diseñados por el arquitecto paisajista Gonçalo Ribeiro Teles, un verdadero oasis en medio del bullicio de la ciudad.

 



Búsqueda avanzada
Planificación Vea los favoritos que ha seleccionado y cree su plan o su folleto
¿Ha olvidado su contraseña?
Inicie sesión a través de las redes sociales
*Por favor, espere. *Le enviaremos las instrucciones para la recuperación de la contraseña a su dirección electrónica. *Correo electrónico no enviado. Inténtelo de nuevo.
Inicie sesión a través de las redes sociales